LA ARNICA MONTANA PARA TENDINITIS.


Como ya hemos dicho muchas veces en otros artículos, todas aquellas dolencias que terminen con -itis, son dolencias que tienen una cosa en común: la inflamación. Y cuando hay inflamación, hay dolor.

Muchas madres utilizan un medicamento de origen homeopático cuando sus hijos reciben un golpe. Todos sabemos que los niños cuando empiezan a caminar, son unos imanes para los golpes. Y utilizar la Arnica Montana es uno de los remedios caseros más eficaces y utilizados para recudir la inflamación y el dolor.

La Arnica Montana, conocida como "tabaco de montaña" es una planta que se ha comprobado tiene efectos antiinflamatorios tan potentes como el ibuprofeno, además de ser un eficaz analgésico. 
Se utiliza para procesos inflamatorios, para contusiones o golpes, para músculos sobrecargados y contraídos y para la intevención quirúrgica. 
Otro de los beneficios del Árnica es que ayuda a que la sangre reabsorba esos tejidos dañados o sangre coagulada. Favoreciendo la regeneración celular y reduciendo la inflamación.

La Arnica Montana es una planta que aun siendo originaria de Europa, podemos encontrarla en todo el hemisferio norte. Es fácil encontrarla en herboristerías, en parafarmacias y farmacias. Y la posología depende. Hay que recordar que al ser un remedio homeopático, no por tomar más cantidad aumenta la rapidez de la mejora.

En mi caso particular, una lesión que llevaba arrastrando 4 días con inflamación en el pie (con ayuda del osteópata), tomé 3 cápsulas 30c. Luego 300 cl al día con 9 cápsulas diluidas.

El dolor disminuyó en pocas horas y la inflamación empezó a disminuir al día y medio.                          


EPICONDILITIS o EPITROCLEITIS.



Si hiciéramos un recuento de todas las lesiones, y en concreto de todas las tendinitis, veríamos que las de codo ocupan un gran porcentaje. Exactamente el 20% de las tendinitis, son de codo. Normalmente, reciben el nombre de Epicondilitis, y con eso ya entendemos que hay una inflamación de unos tendones que se insertan en el codo. La Epicondilitis es una inflamación de ciertos tendones y reciben el término vulgarmente conocido como "codo de tenista", también es la más conocida. Pero quiero hacer un inciso: no todos los dolores de codo son epicondilitis, quizá sea una Epitrocleitis y nosotros pensamos que es una Epicondilitis. 

¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN LA EPITROCLEITIS DE LA EPICONDILITIS?

La EPICONDILITIS es también conocida como "codo de golfista" y no como "codo de tenista", y por supuesto se conoce así por la alta frecuencia con la que los deportistas de ambos deportes sufrían una u otra dolencia dependiendo del deporte que practicaran.



La diferencia entre el movimiento del tenista ( que produce la epicondilitis) y el movimiento del golfista (que produce la epitrocleitis)  es la flexión de la muñeca (con la imagen de arriba os podréis hacer una idea). Un tenista "flexiona" la mano hacia el dorso, hacia arriba (supinación del antebrazo), utilizando un grupo de músculos llamados extensores de muñeca. Estos músculos se insertan en el epicóndilo del húmero.... fijaros en el nombre del lugar donde se insertan, "Epicóndilo", porque de ahí viene el nombre de la epicondilitis.
En cambio, el movimiento del golfista será al contrario. Mientras en el codo de tenista la muñeca levanta la mano, en el codo de golfista la acción será llevarla hacia abajo (pronación del antebrazo). En este caso, los flexores de la muñeca se insertan en la epitróclea, otra protuberancia osea y que da el nombre a la tendinitis: epitrocleitis.

Por cierto, para que situéis la epitróclea, os pongo una imagen pero también os ilustro con un ejemplo. Seguramente alguna vez os habréis dado un golpe en el codo y habréis sentido el típico dolor que recorre el brazo e incluso lo duerme.





ARCILLA VERDE para la Tendinitis, Bursitis y Fascitis.

Cada vez más, los osteópatas, quiroprácticos, quiromasajista y fisioterapeutas que tratan las lesiones, hacen uso de un ingrediente muy efectivo. Se trata de la arcilla verde y, su utilización es tan sencilla que puedes utilizarlo tú mismo sin ayuda de nadie. 



No importa que tipo de lesión tengas: epicondilitis, hombro congelado, bursitis, fascitis, etc.... todas aquellas palabras que terminan en -itis, son palabras que describen una inflamación de una zona de nuestro cuerpo. Esta, la inflamación, es un signo de nuestro cuerpo que trata de indicarnos que esta zona debe mantener reposo.... ya sea por una sobrecarga, una torcedura, un golpe, una contracción, etc...

Pero claro, el reposo absoluto es probable que no podamos mantenerlo, bien por el trabajo, por nuestra afición al deporte, o bien porque se sabe que si no utilizamos una parte del cuerpo, nuestra musculatura en esa zona se atrofiará y por tanto será más fácil vuelva a dañarse. Por eso debemos intentar acelerar el proceso de recuperación de la tendinitis, bursitis o fascitis lo antes posible.

Un remedio casero y económico, que es bastante usado y que podemos utilizar nosotros es la arcilla verde. Esta, aplicada en forma de cataplasma sobre la zona afectada aprovechará el calor de la inflamación, a través de los poros de la piel, para descongestionar la zona, para eliminar las toxinas acumuladas y para reducir la inflamación. Por tanto reducirá el dolor, y la zona se drenará, permitiendo que llegue sangre nueva, nutrida y oxigenada que ayudará a regenerar posibles daños.

Lo ideal es aplicar el cataplasma de arcilla preparada con agua fría durante los primeros días en los que se ha producido el daño... más tarde, a la semana por ejemplo, si aun sentimos molestias, el cataplasma de arcilla verde puede hacerse con agua caliente para calmar y relajar la zona. Añadir que, además de utilizar agua fría o caliente, podemos mezclar la arcilla con una infusión de manzanilla.

El remedio es muy económico y sencillo de preparar y aplicar. Basta con mezclar la arcilla y el agua/infusión, hasta conseguir una pasta no muy fluida para que no se desprenda. Mezclar y manipular este preparado debe hacerse con ingredientes de madera y cristal, nunca utensilios de metal o plásticos. También se recomienda utilizar agua de mineralización débil y  no clorada. 

Se deja sobre la zona mínimo 15 minutos, aunque puedes dejarlo hasta media hora o más. Y es conveniente que compruebes que no te produce rojez y picazón a causa de reacción alérgica.... que no es muy común. Por ello, si la utilizamos para lo que es el caso, bajar la hinchazón o inflamación, lo mejor sería colocarte un poco en otra parte del cuerpo para hacer la comprobación.

Después, puedes realizar estiramientos de menor a mayor intensidad o realizarte un automasaje.


OSTEOPATÍA Y EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA

En los últimos años estamos observando que la formación de osteopatía está siendo muy demandada. Es una disciplina que se valora cada vez más  y que trae muchos beneficios, capaz de curar ciertos problemas que otras disciplinas como quiromasajista, quiropráctico o fisioterapeuta no obtienen los mismos resultados.

Si tenemos una epicondilitis, una acertada opción es ir pues al osteópata .... ¿qué nos hará el osteópata? en el siguiente vídeo lo podréis ver


AGUA CON SAL PARA LA TENDINITIS.



La tendinitis es la inflamación del tendón, en general, todas las patologías terminadas en -itis, significan inflamación. El procedo inflamatorio es muy complejo, no obstante, siempre que hay un proceso inflamatorio encontramos gran cantidad de riego sanguíneo. Este riesgo sanguíneo trata de eliminar las células muertas, los ácidos provocados (como el úrico y el láctico) y favorecer la formación de nuevos tejidos si hubieran habido microroturas fibrilares.

Hay un remedio que se utiliza desde hace muchos años para reducir la inflamación. Quizá en un momento de la historia, aquel individuo que sufría de tendinitis sintió cierto alivio al bañarse en el agua del mar. Y lo que pareció un hecho aislado, se convirtió en una costumbre... y aquellos que vivían lejos de la costa pudieron entender la relación y comprobaron que bañarse en agua caliente con sal, tenían el mismo alivio y mismos beneficios que cuando se bañaban en el mar. De ahí que los balnearios aparecieran ya en el Imperio Romano.


En fin... esto es un simple escenario imaginario, pero quizá resultó ser así. La cuestión es que ahora se aplica este procedimiento natural y curativo hasta por fisioterapeutas y osteópatas. Y ahora se empieza a entender a que se debe esta mejora y como trabaja el siguiente remedio.

El remedio consiste en sumergir durante 20 minutos, 2 o 3 veces al día, la zona afectada en agua caliente con sales disueltas. Conviene que haya mucha sal, así el efecto será más rápido. Por ejemplo, para introducir en una palangana el tobillo, habrá que echar 100 gr. Para media bañera la cantidad de sal a echar corresponde a 1 kg.

Si por ejemplo la tendinitis se produce en el hombro, es este caso será más adecuado colocarse compresas o toallas bañadas y cambiarlas cuando pierdan calor.

En algunos sitios recomiendan poner un chorro de vinagre al agua caliente.

Por cierto, este remedio sirve para la bursitis.

* El agua caliente hace que se abran los poros, que los tejidos se ablanden y que la circulación sanguínea sea más fluída. La sal, hace que todo aquello perjudicial, aquello que nos ha provocado la tendinitis, desaparezca. Los ácidos salen por osmosis al agua salada mediante la regulación del PH. Así, ácidos que se producen por un excesivo uso, o sobrecarga muscular (por ejemplo el láctico que es el causante de las agujetas) van desapareciendo a través de los poros y la acidez corporal desciende.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...